El presidente de la Cámara Inmobiliaria de Aragua (Caminaragua), Héctor Gómez, informó que en lo que va del año 2017 se ha registrado una disminución en la demanda de inmuebles en la entidad. Afirmó que las solicitudes de viviendas son muy escasas, ya que las soluciones habitacionales están muy costosas, y por lo tanto, existen muy pocas probabilidades de que los ciudadanos puedan adquirir una vivienda en la actualidad.

Expresó que las familias venezolanas ya no pueden adquirir viviendas con créditos debido a la inflación “galopante”. “Pocas personas están dispuestas a esperar 4 o 5 meses para concretar negociaciones a consecuencia de la inflación, la mayoría de las ventas que se han dado principalmente son de contado”, dijo.

Por otra parte, manifestó que existe un mercado cautivo de inmuebles de personas que han emigrado del país, las cuales desean vender rápidamente y que por esa razón el sector inmobiliario ha tenido movimiento. Rechazó todo tipo de negociaciones en monedas extranjeras, manifestó que el bolívar es la moneda legal para concretar las ventas.

Reiteró que los ciudadanos no deben permitir acuerdos en dólares, indicó que además de que son procedimientos ilegales, también son negociaciones difíciles de manejar para el sector.

Fuente: elperiodiquito.com

Compartir