Categoría economia (3)

uente: El Universal
Fecha: 16-04-2020
|
La Cámara Venezolana de la Construcción (CVC) publicó este 16 de abril un manifiesto en donde solicitan una coalición “de todos los sectores productivos, sociales y políticos del país para su reconstrucción y lograr contener los efectos de esta terrible pandemia”.

En el documento se expresa que, frente a las distintas coyunturas que enfrenta el país durante la pandemia del Covid – 19, el gremio propone diferentes medidas que pueden solventar los problemas del sector.

Primero, la CVC incita a las autoridades públicas y del sector a reactivar obras paralizadas y prioritarias en el país con empresas venezolanas, “mediante soluciones mixtas de contratación”, en donde se dé prioridad a proyectos para solventar el acceso al agua potable y a la electricidad.

También se exhorta a la administración pública a “despenalizar el sector inmobiliario”, mediante la implementación de modificaciones a la Ley Contra la Estafa Inmobiliaria y a la Ley de Arrendamientos, con el objetivo de “promover la culminación de proyectos existentes y mejorar las condiciones para arrancar nuevos proyectos”.

Luego, como tercer punto, propone dinamizar la oferta de productos consumibles de construcción, mediante un régimen temporal que permita importar acero y/o cemento sin aranceles, consumibles de construcción y/o acabados, así como materia prima requerida para fabricar estos productos en el país; así como dinamizar el acceso a financiamiento mediante el mercado de valores y posibilitar la emisión de deuda privada en divisas para proyectos inmobiliarios.

Por último, solicitan la creación de una Agencia Nacional de Proyectos APP, de índole público-privada, para evaluar y “factibilizar soluciones” para la infraestructura pública nacional.

“La Nación debe hoy enfrentarse a una gravísima crisis económica con la infraestructura pública nacional en condiciones precarias, debido a la desinversión y a más de 8 años de contracción sostenida del sector construcción. Al cierre de 2019, según las cifras del Banco Central de Venezuela, solo sobrevive un 3% del sector”, establece el documento.

“Los constructores venezolanos, como lo hemos venido haciendo, estamos prestos a promover y trabajar en la construcción de una Venezuela basada en la transparencia, equidad, respeto a los derechos individuales y los valores democráticos”, concluyen.
Fuente: tusmetros.com
Fecha: 17-03-2020
A pesar de la parálisis económica que supone la actual crisis de Coronavirus, no impide que esta pausa pueda ser utilizada de forma proactiva, para organizarnos y prestar atención a tareas importantes que muchas veces no tenemos tiempo de afrontar.

Por ello nos parece importante compartir contigo, el mensaje de mantenernos en casa y las recomendaciones que nos hace la Coach Inmobiliario Eyglen Ferreira en su cuenta de Instagram:

Planificando el trabajo de un Asesor Inmobiliario, desde casa:

Prospección: Construya relaciones, hacerse conocer en el mercado, esta actividad representa el 70% del negocio.

Captación: Si tiene en proceso, validar en que paso va y que puede realizar desde casa.

Portales Inmobiliarios: Actualización y mejoramiento de nuestro inventario, validar todos los portales donde puedo cargar mis inmuebles. .

Análisis de Mercados Comparativos: Actualizar precios, y estudiar las fluctuaciones del mercado.

Seguimiento de Clientes: Dar asesoría, orientación, contención, e información de lo que vamos trabajando y lo que está ocurriendo con su propiedad.

Capacitación: Evalúa tus fortalezas y tus oportunidades de mejoras, y utiliza la web para capacitarte.

Redes Sociales: Prepara un plan de desarrollo de tu marca personal.

Según datos del Banco Interamericano de Desarrollo, América Latina entre los años 1950 y 2014, incrementó su población urbana del 50% a una tasa exacerbada del 80%, es decir, 8 de cada 10 personas viven en ciudades, cifra que para el año 2050, será del 86%.

Vivir en centros urbanos es una circunstancia que favorece el crecimiento social y económico de sus habitantes, pero a su vez, el acelerado proceso de ocupación urbana ejerce presión en la infraestructura adyacente y exige el incremento en la oferta de servicios y vivienda.

En el año 2012, unos 863 millones de habitantes ubicados en zonas urbanas, vivían en situación de pobreza, lo que significa que 1 de cada 7 personas ocupaban para ese entonces asentamientos marginales.

Las cifras no mienten y los expertos no exageran, “la realidad es que las ciudades son centros que hospedan condiciones de pobreza”.

En muchos países Latinoamericanos aún existen habitantes que no cuentan con acceso a electricidad y otros que aun requieren materiales primarios como madera o carbón para cocinar, se estima que alrededor del 10% y 18%, respectivamente. La ambigüedad se origina a partir del hecho en que las ciudades son consideradas motores económicos y la incógnita radica en, ¿sí son regentes en promover desarrollo, por qué razón dejan espacio para albergar pobreza?

Algunos gobiernos obvian que la falta de control en la expansión urbana puede afectar el desarrollo de las ciudades, el problema es que se hace cuesta arriba adaptar las condiciones físico/naturales y espaciales de las urbes a una demanda constante de bienes y servicios por parte de una población en aumento.

La insostenibilidad va de la mano de la expansión urbana sin control y además, sin ser menos importante, de las decisiones gubernamentales intermitentes que varían de periodo en periodo, cada cambio de mandato implica empezar desde cero un nuevo proyecto y… ¿dónde queda el progreso de la ciudad?, ¿en el voto de sus habitantes?

Cada ciudad presenta desafíos urbanos específicos, siendo los más frecuentes: seguridad social, atención a áreas vulnerables por riesgos ambientales, empleo y cobertura de servicios (agua, electricidad, aseo, educación y salud), estos deben ir de la mano de la planificación y gestión consciente del territorio, ya que una ciudad con crecimiento anárquico es una ciudad con aproximación al colapso.

La planificación de las ciudades debe proyectarse a mediano y largo plazo, debe anticiparse al futuro crecimiento, sobre todo en las ciudades que crecen con mayor rapidez.

Para reducir los índices de pobreza, se debe repensar el modelo de subsistencia que se está llevando a cabo actualmente en las ciudades latinoamericanas, la sostenibilidad de las mismas depende del uso razonable de sus recursos, como también de la debida gestión y control del territorio.

“En 2010, el 23,5% de la población urbana de América Latina y el Caribe vivía en barrios marginales. Pese a los esfuerzos por regularizar los asentamientos informales, el número de habitantes urbanos en dichos asentamientos sigue creciendo” BID.

¿Seremos capaces de promover en LATAM ciudades habitables, equitativas y sostenibles?

ROSANA GUERRERO – Ingeniero ambiental. Msc. Ordenación del territorio y ambiente.
Mérida – VE
Fuente: la.network
Fecha: 17-10-2018

Compartir